martes, 27 de diciembre de 2011

El síndrome del piramidal: ¿qué es? ¿cuáles son sus causas y síntomas más comunes?


“La función del músculo piramidal es, estabilizar la pelvis y participar junto a otros músculos en crear los movimientos de cadera necesarios para andar, correr, etc.”

¿Qué es el Piramidal?

El piramidal es el músculo con forma “triangular” (piramidal), que se encuentra en la zona glútea.

Anatomía:

Se origina en el hueso sacro (“rabadilla”, al final de la columna lumbar) y dirige a la cadera (trocánter mayor).

El músculo glúteo mayor lo cubre por encima, aunque se puede notar su cuerpo con una presión moderada de la mano sobre este.

El nervio ciático, encargado de inervar la musculatura y piel del miembro inferior, pasa a su lado, y en ocasiones, a través de sus fibras.

El nervio pudendo, que tiene como misión inervar los órganos de la pelvis, pasa por debajo de este.

Las arterias pudenda interna (irrigación genital) y glútea inferior (vascularización del miembro inferior), pasan justo por debajo del piramidal.

Ambos nervios y vasos sanguíneos están expuestos a cambios de tono y contracción de las fibras del piramidal.

¿Cuál es la función del músculo Piramidal?

La pelvis recibe las fuerzas que descienden por el tronco, las que ascienden de los miembros inferiores y las de los órganos y tejidos que acoge.

La función del músculo piramidal es, estabilizar la pelvis y participar junto a otros músculos en crear los movimientos de cadera necesarios para andar, correr, estar de pie, sentarse, etc.

En algunos deportes y actividades el trabajo del músculo es intenso, por lo que tiende a sobrecargarse.

¿Qué es el síndrome del piramidal?

Es el conjunto de signos y síntomas que acompañan a un problema funcional del músculo piramidal:

  • Contracción exagerada de las fibras del músculo piramidal, con un punto doloroso en su vientre (punto gatillo).
  • Bloqueo sacroiliaco.
  • Falsa pierna corta del mismo lado.
  • Escoliosis lumbar para compensar la pierna corta y el dolor.
  • Dolor en la articulación sacroiliaca.
  • Dolor y alteraciones sensitivas en el recorrido del nervio ciático.
  • Dolor e incapacidad funcional y alteraciones sensitivas de los órganos de la pelvis.
  • Síntomas a distancia.

¿Cuáles son las causas más comunes del síndrome del piramidal?
  • El ejercicio excesivo (es necesario tener en cuenta los tiempos y métodos de calentamiento y recuperación del músculo).
  • El exceso o falta de tono de la musculatura abdominal.
  • Problemas en los órganos de la pelvis.
  • Operaciones en la zona de la pelvis o caderas.
  • Problemas de cadera.
  • Golpes directos sobre el músculo (caídas de culo, deportes de lucha, etc.).
  • Inyecciones intramusculares (puede haber infección, inflamación o cicatriz).
  • Mantener durante mucho rato una presión sobre el músculo (conducir, llevar la cartera en el bolsillo posterior del pantalón mientras se está sentado, etc.).  
  • Embarazos (si no hay un equilibrio pueden generar una presión excesiva en la pelvis).
  • Problemas en la parte superior o inferior del cuerpo, que obligan al músculo a trabajar en exceso y no relajarse para poder compensarlos (problemas de ojos, cuello, mandíbula, cicatrices, escoliosis, esguinces de pie o rodilla, mal calzado, etc.).


¿Cuales son los síntomas del síndrome del piramidal?
  • Dolor, con posible sensación quemante en la zona glútea, que se puede extender a la zona posterior del muslo.
  • Dolor agudo y localizado en la articulación sacroiliaca y/o músculo piramidal, al moverse, sentarse, levantarse, caminar, etc.
  • Dolor de cadera.
  • Molestias quemazón a la hora de orinar y/o defecar debido a la irritación del nervio pudendo (puede confundirse con una infección de orina o con un daño rectal, respectivamente).
  • Congestión y estancamiento de la pelvis menor, por la afectación de los vasos sanguíneos (hemorroides, pesadez, etc.).
  • En el sexo, puede haber una dificultad para alcanzar o mantener la erección en el hombre, y molestias genitales en la mujer que la impidan disfrutar (nervio pudendo y arteria pudenda, que irriga el pene y el clítoris).
  • Sensación de acortamiento de musculatura lumbar, glútea y posterior del muslo.
  • Dolor al dar la zancada de inicio de una carrera, que puede mantenerse durante esta, e incluso, obligar a pararse.
  • Una falsa pierna corta, por la rotación externa de la cadera, debida a la fuerte contracción del músculo piramidal (el acortamiento de la pierna provoca adaptaciones en el resto del cuerpo).
  • Dolores de cabeza.



Para pedir cita:
Telf: 665 19 76 13.
Correo: david.gv.consulta@gmail.com .            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada